Home Noticias Expulsan a un boliviano que denunció torturas por parte de la Policía nacional

Menú principal

Conceptos clave

Expulsan a un boliviano que denunció torturas por parte de la Policía nacional PDF Imprimir E-mail
Escrito por ODS Patio Maravillas   
Domingo, 24 de Febrero de 2008 01:00

Alejandro, de 22 años, fue detenido a principios de enero por la policía durante un control de identidad. Como no tenía regularizada su situación administrativa en España (no tenía documentos), fue trasladado al Centro de Internamiento para Extranjeros (CIE) de Aluche, en Madrid, para que se procediera a su expulsión. Alejandro llevaba más de dos años en España, donde trabajaba en una empresa de enlatados industriales.

 

Hace algunos días la policía intento expulsarle y le trasladó desde el CIE hasta el aeropuerto de Barajas. Alejandro se resistió a embarcarse al avión, alegando que el juez no había contestado los recursos interpuestos por su abogado. En ese momento, según denuncia él mismo en una carta difundida por sus familiares, “me empezaron a golpear sin darme razón alguna, me trataron peor que un animal, y tengo todo el cuerpo destruido porque no quise subir [al avión]”. En la carta relata más detenidamente los sucesos: “subieron dos agentes de la policía a sacarme de la furgoneta y como me agarré duro de la furgoneta uno de ellos me empezó a golpear en el cuerpo y el otro empezó a tironearme de la mano”.

Los agentes le trajeron de vuelta al CIE de Aluche, negándose a trasladarle a un centro hospitalario, como él pedía, para que fuera atendido por personal especializado.

La carta termina con una petición: “ruego al grupo de las autoridades que tome cartas en el asunto porque los inmigrantes también tenemos derechos como los demás y no por eso pueden tratarnos como ellos quieran”

El dia 19 de febrero su famlia presentó una denuncia por “delito de tortura” ante el juzgado numero 50 de Plaza de Castilla. En ocasiones pasadas (en el caso de Málaga, donde se descubrió una red de esclavitud sexual en el CIE) denuncias similares fueron archivadas sin ni siquiera ser investigadas, debido a la expulsión del denunciante y de los testigos.

Esta práctica se repitió la mañana del 20 de febrero, cuando Alejandro cumplía 40 días, tiempo máximo de detención. Pasado este plazo, sin que se hubiera efectuado la expulsión, las autoridades hubieran estado obligadas a dejarle en libertad. Este chico, junto con otros 46 personas detenidas y testigos de los hechos denunciados, fue deportado a primera hora de la madrugada.

A toda esta barbarie, se suma la total falta de comunicación por parte de las autoridades a la familia. Durante 48 horas no hubo rastro de estas personas en ninguna parte. Las familias en Latino América y España pasaron días de desesperación e impotencia, sin siquiera saber en que aeropuerto ir a buscar a los suyos. La policía, durante todo este tiempo, se negó a otorgar cualquier tipo de explicación o información sobre el paradero y el destino de los deportados.

Finalmente, fue el mismo chico desaparecido a ponerse en contacto con la familia el día 21, cuando finalmente llegó a Bolivia, después de haber hecho escala en Colombia y Ecuador. Al momento, se espera un informe medico, para comprobar las condiciones físicas de Alejandro, ya que el Juzgado negó la autorización a efectuar un examen medico externo para contrastar el del CIEs.

Los dos principales partidos candidatos a las próximas elecciones del 9M han manifestado su voluntad de alargar el tiempo máximo de detención en los CIEs para los migrantes sin papeles. Análogamente una directiva europea que va a ser votada en las próximas semanas aconseja poder alargar el tiempo máximo de detención hasta 18 meses.

Para [email protected] esto es un caso entre muchos. Llevamos varios meses denunciando las condiciones inhumanas en la que se encuentran los y las detenidas en el CIE de Aluche. Están hacinados, la comida es pésima y el trato por parte de la policía es de continua humillación. Ha habido varios casos de violencias físicas. Es importante acordar que las personas ahí detenidas no han cometido ningún delito. Lo único es que no tienen papeles. Y por eso el Estado les priva de su libertad. Es una respuesta absolutamente desproporcionada a la que es una falta administrativa, o sea el no tener papeles.

No hay justicia, no hay respeto. Es increíble, la única forma de dignidad que les queda a las familias es denunciar y resistir. Porque lo que quieren es eso, minar la moral y las fuerzas de las familias y los afectados. Es muy importante nuestro apoyo, porque lo que se respira en el CIE es injusticia, invisibilidad y desamparo, en medio de un supuesto "estado de derecho".

Hay que denunciar, visibilizar y luchar contra esta injusticia, discriminación, invisibilidad y contra el desamparo.

No a los Centros de Internamiento! No a la tortura!

ODS Patio Maravillas

Texto integral de la carta: Yo A.R. interno de Aluche denuncio al grupo policial por malos tratos a una persona ilegal por no tener papeles. Le cuento que a mi me llevaron a mis 35 dìas al avion y en ese tiempo la abogada interpuso los recursos de apelación y todavía no había dado respuesta la jueza y sin darme la respuesta me llevaron al avión y por ese motivo me negué a subir al avión, por eso me empezaron a golpear sin darme razón alguna me trataron peor que un animal y tengo todo el cuerpo destruido porque no quise subir. Subieron dos agentes de la policía a sacarme de la furgoneta y como me agarre duro de la furgoneta uno de ellos me empezó a golpear en el cuerpo y el otro empezó a tironearme de la mano y por eso la mano la tengo dolorida y el cuerpo entero también y por eso ruego al grupo de las autoridades que tome cartas en el asunto porque los inmigrantes también tenemos derechos como los demás y no por eso pueden tratar como ellos quieran y por los golpes que me dieron tengo hematomas en el cuerpo que no puedo comer. Firmado A.R.

Actualizado ( Martes, 17 de Junio de 2008 13:38 )
 
Banner
Copyright © 2019 Open Source Matters. Todos los derechos reservados.
Joomla! es un software libre publicado bajo la licencia GNU/GPL.